17 diciembre 2011
Inauguración de la nueva «Residencia Madre Carmen» en Málaga

Os hacemos partícipes de un nuevo motivo de gozo y bendición: por fin, tras una larga espera por dificultades de construcción y documentación, la Casa está dispuesta para comenzar como Residencia para mayores.

A nuestro anhelo de encuentro con el Señor con las lámparas encendidas, se une el ardiente deseo de «ayudar a los hombres a conocer y amar a Dios». Y pedimos que esta Comunidad no «busque más que la gloria de Dios, de la Congregación y el bien del prójimo; asistiéndole con solicitud y tierna caridad; con dulzura y delicadas atenciones», como decía nuestra Beata Madre Carmen.

Os mostramos en imágenes la primera Celebración Eucarística en este Templo, como piedras vivas de la Comunidad eclesial que, renacida en el bautismo y alimentada en la Mesa, crece y forma un templo espiritual con Jesucristo.

Bendigamos a Dios y démosle gracias por todo.

Y agradezcamos también tantos gestos de personas que, desde su profesión o el anonimato, han colaborado con nosotras para que la Residencia sea hoy una realidad.

María, tú que eres nuestra madre, conoces todo y a todos.

Guarda en tu Corazón de Madre a los que han dirigido la obra con desvelo y cuidado hasta el final. A los que han luchado por dar solución a tantas dificultades encontradas. A los que han puesto su talento, profesionalidad, responsabilidad e ilusión para hacer las cosas bien.

Guarda en tu Corazón a todos los que han ayudado desinteresadamente rebajando precios, colocando muebles, poniendo a disposición su tiempo, su coche; sus consejos; su ayuda; sus detalles...

Madre, guarda también en tu corazón, los momentos de sufrimiento y tensión, que toda obra importante conlleva; los fallos y disgustillos que, por debilidad, causamos, pero que nos ayudan a aprender la difícil lección de la comprensión y el perdón.

Y, guarda especialmente, a las Hermanas y personal, que han estado y estarán al servicio de los mayores en esta Casa. Que en todo busquen agradar a Dios y hacer felices a los demás.

Todos, apiñados junto a tu Corazón de Madre, queremos aprender de Ti la actitud ante Dios y ante la vida.

Acércanos cada día más al Corazón de Tu Hijo.

Algunas fotografías...

Ver álbum con todas las fotografías
COMPARTIR NOTICIA