Y cuando mis ojos miran al cielo, se acrecientan mis deseos, de acunar a Dios, que se hace pequeño.

Cuando miro al cielo, siento el clamor, fuego en mi corazón, Dios se manifiesta, en el pobre y el dolor.